Sinopsis

Somos hormigas en una Tierra de Gigantes. El Mundo es hecho a otra escala. Todo es grande, muy grande, y por eso trabajamos afanosamente en mantener nuestro cae: un rincón sólo nuestro lejos de amenazas. Dentro del cae guardamos nuestro bien más preciado: el futuro. Son las hormigas más pequeñas, las que todavía se están preparando para salir a explorar. Nosotros, las hormigas grandes somos inquietas y valientes: no tenemos miedo de pasar el día fuera de la madriguera y cruzar el bosque de hierba donde te puedes perder. No nos acobardamos cuando tenemos que subir una montaña. Tenemos la mano rota en esto de adentrarnos en túneles y recorrer pasillos laberínticos. Todo el día arriba y abajo. Somos incansables: en eso no nos gana nadie!
Cuando somos pequeños sólo queremos ser grandes. Los adultos te dicen que no puedes hacer esto o lo otro porque todavía tienes que crecer, y en cambio ser pequeño puede ser tan emocionante! Nos esforzamos en adaptar los espacios para los pequeños con objetos empequeñecidos hechos a su medida. Y si cambiamos las tornas? Y si los hacemos sentir diminutos en una Tierra de Gigantes?
Queremos crear un rincón de Mundo que sólo tenga sentido para los más pequeños: un espacio donde sólo puedes acceder si eres bastante poco. Proponemos a los más pequeños ser hormigas por un rato: recorrer el entorno y perderse. Y al salir: qué orgullo ser pequeño! Y a la vez, qué grande soy cuando cambio el prisma con que mido el Mundo!

Idea

Este proyecto surge para llenar el vacío que, a nuestro criterio, existe hoy en día en los espectáculos destinados al público más joven en ámbito de calle. Si bien es cierto que la programación teatral en sala sí cuenta con un amplio abanico de ofertas para este segmento de la población, tenemos el firme convencimiento de que nuestra experiencia conjunta puede ofrecer algo que trascienda las propuestas existentes fuera de las salas.
En esencia, proyectamos una instalación de gran formato (con una superficie útil que ronda los 100 metros cuadrados) concebida como un único espacio lúdico, pero con dos áreas diferenciadas:
1 - Una zona para bebés y niños de hasta dos años, con el acompañamiento de sus padres.
2 - Una zona para niños y niñas menores de seis años.

Los rasgos diferenciales de esta instalación que, creemos, la hacen única en el panorama actual de espectáculos de calle son, por un lado, la concepción específica de todos los elementos teniendo en cuenta criterios adaptados a las posibilidades motrices y los intereses de las franjas de edad que contempla y, por otro lado el cuidadísimo diseño estético, con carácter contemporáneo, que se desmarca de las propuestas de juego de calle de aire más tradicionalista.

Diseño y descripción técnica

Se trata de una instalación de calle que funciona dentro de un espacio acotado que contiene cuatro áreas susceptibles a ser montadas en diferentes disposiciones según el espacio disponible.
-La primera área, dedicada a bebés menores de dos años, es el caché de las hormigas. A diferencia del resto, el interior de este espacio no es visible al público desde fuera de la instalación. Es una zona acogedora, con luz controlada y música suave escondida en una cúpula blanca El suelo es blando y apto para el gateo y los primeros pasos, aunque no afianzados, de los más pequeños. Todo el espacio está surcado de gasas a diferentes alturas formando un espacio laberíntico que se puede explorar según las habilidades motrices. Cuando estas habilidades son todavía muy limitadas y los bebés no pueden descubrir el espacio para ellos mismos, pueden quedar cómodamente tumbados con el adulto que los acompaña. Las gasas funcionan, además, de pantallas de toda una serie de dispositivos que esconden en su interior pequeños proyectores con los que se puede interactuar: son imágenes fijas, cada una diferente de las otras, que representan pequeños animales. Como si se tratara de un móvil gigantesco, adultos y niños pueden jugar a descubrir estas imágenes moviéndose dentro del espacio y, tal vez, inventar historias.
Las tres áreas restantes son para uso exclusivo de niños a partir de los dos años y hasta los seis. Los adultos que les acompañan quedan fuera los espacios de actividad, pero disponen de toda la zona acotada entre los tres espacios para moverse libremente sin alejarse demasiado de los niños. Se trata de tres espacios de descubrimiento, cada uno de ellos de unos cinco metros de diámetro, con elementos de grandes dimensiones que retan a los niños y niñas a servirse de todas sus habilidades motrices, y representan los entornos y la entrada laberíntica de la madriguera de las hormigas.
En el bosque de hierbas, el primero de los espacios, hay briznas inmensos de material textil inflable de colores. Sin posibilidad de ver mucho más allá, los niños tienen que hacer su camino entre la hierba para cruzarlo, o bien jugar a esconderse y reaparecer o buscar otras hormigas para descubrirlo juntos. Se trata, en definitiva, de un singular laberinto.
En la montaña de rocas, el segundo espacio, una estructura oculta mantiene unidas grandes piezas de material inflable de alta resistencia forradas de tejidos de colores que ponen a prueba la capacidad de los niños de servirse de todo el cuerpo para progresar hacia arriba hasta en la cima de una montaña ... y descender después!
Finalmente en la entrada de la madriguera, el tercero de los espacios, hay una estructura circular con diferentes niveles de altura, donde se entrecruzan túneles y pasarelas que hay que cruzar haciendo un esfuerzo de equilibrio, o bien agacharse y avanzando a cuatro patas.
Estos tres espacios, si bien implican un recorrido, no se deben recorrer necesariamente en este orden. Entendemos que, dejando aparte el área de bebés, toda la instalación debe funcionar como un único espacio abierto, donde cada niño puede descubrir y jugar a su ritmo de aprendizaje. Queremos encontrar aquel espacio de riesgo, descubierta, entrando en un mundo imaginario que despierte su creatividad. El trabajo de los tres actores / animadores de la compañía que conducirán este espacio está orientada a alentar a los niños para, como las hormigas, convertirse en grandes exploradores pesar de tener una talla pequeña. El acceso se hará en grupos que, aunque todavía tienen que acabar de determinar, rondarán la treintena de niños por cada vez, más diez bebés en el espacio de la madriguera. Los intervalos de tiempo entre grupos se prevé que se extenderán entre los 15 y los 20 minutos. Pasado este tiempo, deberán abandonar la instalación y un nuevo grupo se habrá preparado ya para acceder a las zonas de juegos. Las funciones tendrán una duración total de dos horas y media, por lo que la afluencia de público (sin tener en cuenta los adultos acompañantes) a cada función rondará las 400 personas, y duplicará esta cifra si contabilizamos también el público adulto.

Per saber-ne més

TIPO DE ESPECTÁCULO: Instalación de calle de gran formato
PÚBLICO: Todas las edades
IDIOMA DEL ESPECTÁCULO: Espectáculo sin texto. Las indicaciones de los actores para el buen funcionamiento de la instalación se pueden dar en catalán, castellano o inglés según convenga.
DURACIÓN DEL ESPECTÁCULO: Pases ininterrumpidos de unos diez minutos de duración